MENUMENU
  • Anúnciate
  • Suscríbete
    • Suscríbete / Sign In

    • ¡Es gratis!

15 C
Guadalajara,mx
miércoles, mayo 23, 2018
MENUMENU
  • Reviews
  • Conócenos
  • Revista Impresa
  • Anúnciate
  • Suscríbete
    • Suscríbete / Sign In

    • ¡Es gratis!

Por: German Reynaud Tello En mi anterior relato te comentaba, querido lector, del viaje que hice al vecino país del norte para encontrarme con Henry… mi segundo nieto. Si me permites unos minutos, te platicaré algunos detalles de la reunión. Llegamos...
Por: German Reynaud Tello Ya te he comentado, querido lector, que en una etapa de mi vida dediqué muchas horas a jugar tenis, estuve a años luz de ser un émulo de Federer, pero luchaba por ganar cada punto. Fui...
  Cuando Los Beatles lanzaron su canción When I’m sixty four (Cuando tenga sesenta y cuatro) a fines de 1966 o por allí, yo me encontraba viviendo esa complicada y nebulosa transición de la niñez a la adolescencia; y mientras...
Por: German Reynaud Tello Sin música, la vida sería un error.- Friedrich NietzscheEn otra ocasión te habré comentado, lector querido, que nada me hubiera gustado más que dedicarme profesionalmente a la música. Creo tener un espíritu muy sensible en este...
Mientras esto escribo, doy sorbos a mi taza de café, y debo reconocer que está bueno. Habrás notado, lector querido, que soy cafeinómano. Me inicié en mi niñez con el Café Oro, una marca de café instantáneo que compitió por...
Disfrazado de “deportista”, bajo a la cocina. Enciendo la cafetera y disfruto del aroma mientras espero que se llene la taza. Mis neuronas se ven alcanzadas por los primeros efluvios, que me hacen recordar una frase publicitaria de una marca de café que no recuerdo: “No es lo mismo bajarse de la cama, que despertar”; una genialidad creativa. Al primer trago siento que resucito.
La felicidad, se me aparecía en muy diversas presentaciones, pero más frecuentemente de forma esférica, como un balón de fútbol… o polvorones.
No nos visitaba desde el pasado diciembre, cuando vino a la boda de mi hijo menor, su tío. Decidimos empezar a disfrutar desde antes de su llegada. Le llamamos “la cuenta regresiva” y, a diario, nos mensajeamos: “un día más, un día menos”.

RECOMENDADO

LOS MÁS LEÍDOS