Cuidados para el ombligo del recién nacido

0
14

Al nacer, el bebé pierde el único contacto orgánico que tenía con su mamá: el cordón umbilical. El ombligo es una cicatriz que queda después de cortar el cordón umbilical, justamente después del parto. Pasadas las primeras horas después de éste, el cordón umbilical se oscurece y seca poco a poco. Lo normal es que se caiga de 2 a 3 semanas después del nacimiento.

Con una higiene adecuada es posible cuidarlo de infecciones y otras complicaciones para la salud del recién nacido. Toma nota:

  • Para evitar infecciones, no tapes ni toques la zona del ombligo del bebé. Mantenla seca y limpia.
  • Lávate las manos con agua y jabón antes de tocar, bañar y cambiar al bebé.
  • Deja que el ombligo se caiga solo. Aunque veas que está a punto de desprenderse, no lo jales ni arranques.
  • Si la zona se ensucia con orina o materia fecal, limpia con una toalla mojada en agua tibia.
  • En otras épocas se pensaba que no bañar al bebé era el método más seguro para cuidar el ombligo de un recién nacido. Ahora se recomienda bañarlo y limpiar la zona con un copito de algodón remojado con un poco de alcohol.
  • Mientras no se caiga el ombligo, el baño del bebé debe realizarse con una esponja sumergida en agua tibia.
  • Cuando el cordón se caiga definitivamente, la zona presentará un leve sangrado. No te asustes, pues este cesará naturalmente.
  • Mantén los cuidados de higiene y limpieza de la zona del ombligo días después del desprendimiento del cordón, pues todavía hay riesgo de infección.
  • Debes llamar inmediatamente al médico si: 1) la zona alrededor del ombligo se pone roja, sangra, tiene mal olor o presenta pus; 2) si el cordón no se ha caído un mes después del nacimiento del bebé.

FUENTES: Juan Carlos Domínguez Arcila, estudió Medicina en la Universidad Pontificia Bolivariana. Margarita Restrepo Gómez, estudió Enfermería en la Universidad de Antioquia. www.sura.com/blogs

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here