Lenguaje corporal en el trabajo: Lo que debes evitar

0
28

Si deseas progresar en tu trabajo, obtener un ascenso o un aumento de sueldo y ser apreciado por tus jefes y compañeros, te conviene cuidar tu lenguaje corporal.

 

GESTOS-MENSAJES

Andar con los hombros caídos te hace parecer un ser pequeño y sin importancia. Caminar erguido y con la cabeza en alto muestran seguridad en uno mismo y reflejan a una persona con capacidad de decisión. Evita levantar el mentón en gesto de superioridad.

Cruzar los brazos, piernas o pies puede ser una simple posición de comodidad mientras escribes, envías correos electrónicos o escuchas durante una reunión… sólo que hay quienes lo interpretan como estar a la defensiva, tener una actitud testaruda o distante.

Elevar y girar los ojos. Este es un gesto evidentemente impaciente y grosero.

Sonreír. Hacerlo de manera auténtica es una de las mejores maneras de transmitir confianza.

Espacio personal. Cuando tratas un tema profesional con un colega, es mejor mantener una distancia natural entre ambos.

Contacto visual. Mirar a la gente a los ojos cuando tú o ellos están hablando produce una conexión más profunda entre ambas partes.

Dar un buen apretón de manos. Es importante en un entorno profesional saludar de manera grata y con mano firme, sin apretar demasiado.

Las primeras impresiones cuentan. Cuando entras en una habitación o llegas a una cita, saluda (aunque sea sólo con una sonrisa). ¡No omitas este paso si llegas tarde!

Esconder las manos (tras la espalda o en los bolsillos) puede transmitir falta de honestidad.

Tocarse la cara. La mayoría de los gestos en los que nos llevamos las manos a la cara (boca, ojos, orejas, nariz, cuello) se asocian a duda, incertidumbre, falta de seguridad, ansiedad o deseo de ocultar información.

Sin exageraciones. En la mayoría de las empresas startup, la cultura organizacional se ha vuelto más relajada con el tiempo, pero eso no quiere decir que puedes expresar tus ideas con gestos exagerados, como si estuvieras en la hora feliz con amigos.

Aburrimiento. ¿Miras el reloj? ¿Suspiras en tu escritorio? Este tipo de cosas podrían demostrar a tu jefe que estás aburrido en el trabajo. Levántate y camina si te sientes aburrido o pregunta a tus colegas si necesitan ayuda con algo. Mientras más proactiva sea tu actitud en el trabajo, mejor te sentirás.

 

LENGUAJE DE LA VESTIMENTA

La ropa que vestimos habla de nosotros mismos y es capaz de influir en nuestro rendimiento y nuestro estado de ánimo. Pruebas realizadas en gente de diferente sexo y nivel social demuestran que algo ocurre en nuestro cerebro cuando vestimos ropa elegante: adoptamos las características que asociamos a esas prendas.

Lógicamente, la lectura de estos gestos y del lenguaje corporal en general deben contextualizarse y leerse en conjunto para evitar conclusiones erróneas. Evita poner en juego tu credibilidad y la efectividad de tu mensaje, así como malinterpretar a otros.

 

FUENTES:

El Lenguaje Del Cuerpo – Cómo interpretar a los demás a través de sus gestos.  Allan y Barbara Pease.

Mind What You Wear: The Psychology of Fashion, por Karen Pine.

REDACCIÓN RSB

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here