Un mercado laboral diferente

0
16

Los desafíos a los que se enfrentan las empresas hoy día son complejos, están interconectados y en constante evolución.

La era digital ha desatado un movimiento que todavía estamos intentando comprender y asimilar. Las reglas del juego para hacer negocios cambian casi a diario y es difícil adaptarse a un entorno vertiginoso y en constante transformación. Esto ha tenido enormes repercusiones en el entorno laboral, sobre todo en los llamados sectores tradicionales.

Para tener éxito en esta nueva gran era, las grandes organizaciones que durante décadas han sido rentables y líderes en su sector, necesitan cambiar radicalmente. En el libro “Knowmads: Los trabajadores del futuro, de Raquel Roca, su autora nos propone: “una toma de conciencia y un plan de acción”.

 

FOW

Quienes estudian el FOW (Future of Work: futuro del trabajo) coinciden en que está previsto que este cambio comenzará en 2020 y será notorio 20 años más tarde. Algunas de las tendencias que se prevén son:

Puestos sustituibles por robots. La Universidad de Oxford asegura que el 47% de los empleos actuales serán automatizados por robots en 20 años. Un estudio del banco germano ING-DiBa predice que para entonces los robots ocuparán 18 millones de empleos en Alemania (casi la mitad de los puestos de trabajo totales).

Incursión laboral de las nuevas generaciones. Para el 2033 el 66% de la población activa pertenecerá a los Millennials (nacidos entre 1984-2009) y a la Generación “Z” (2001 y posteriormente). Un estudio de la reconocida firma de consultoría PwC (Price Waterhouse Coopers) advierte cómo serán los trabajadores del 2033: “todos ellos nativos digitales y con unos valores, habilidades y formas de trabajar totalmente diferentes a las de sus generaciones predecesoras”.

Hiperconectividad global. Se pronostica que para 2020 Google pondrá en marcha el “Proyecto Loon”, mediante el cual la multinacional norteamericana pretende llevar el acceso a internet a todos los rincones del mundo (incluyendo zonas remotas, rurales o afectadas por una catástrofe) a través de unos globos flotantes en la estratosfera. Esto implica que todo el mundo podrá estar conectado (todavía más) desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora; tendrá acceso a formación y a puestos de trabajo remotos; habrá una competencia global por el talento.

Freelancers. Las compañías tendrán cada vez menos una estructura fija y comenzarán a utilizar cada vez más la colaboración de compañías de servicios externos o de freelancers para realizar proyectos. Actualmente, según un estudio de Freelancers Union (Nueva York), la cifra de trabajadores independientes en Estados Unidos ya alcanza los 53 millones: el 34% de toda la clase trabajadora americana; y de esos 53 millones, el 40% (21.1 millones) son freelancers puros: reparten su trabajo entre diferentes proyectos y distintos clientes. En España, según la EPA, hay unos 2.04 millones de freelancers; y según informes de Infojobs y de ESADE, las empresas han multiplicado por diez sus vacantes de empleo para contratar a profesionales que trabajan por cuenta propia.

‘KNOWMADS’ Y ADAPTACIÓN AL CAMBIO

Según Roca, ante el panorama laboral que se vislumbra, la solución es tratar de adaptarse a estos cambios. Quienes mejor lo harán serán ‘knowmads’ (nómadas del conocimiento), y dentro de 5 años serán cerca del 45% de la fuerza laboral mundial.

Sus habilidades y rasgos distintivos supondrán (según Movarec y Cristóbal Cobo) un pasaporte de habilidades:

  • No tienen una edad determinada.
  • Aprovechan al máximo las nuevas tecnologías digitales para trabajar, conectar con otras personas, transformar la información en conocimiento y compartirla.
  • Realizan un trabajo vocacional que les motiva y satisface.
  • Apuestan por entornos laborales flexibles, en los cuales sean ellos mismos los que controlen la gestión de su tiempo: esperan que sus jefes valoren su trabajo en función de los objetivos.
  • Creen en el trabajo por proyectos, en red y sobre todo colaborativo (en el cual todas las personas del equipo aporten por igual).
  • Tienen una visión global y no local. No entienden los límites geográficos. Gracias a la tecnología tienen la posibilidad de trabajar desde cualquier parte del mundo.
  • Resolutivos y con capacidad de adaptarse a cualquier entorno y contexto, son idóneos para adaptarse a los entornos laborales líquidos.
  • Conscientes de la necesidad del aprendizaje continuo, son capaces de aprender y desaprender con mayor facilidad.

 

LA EMPRESA EN LA ERA DIGITAL

Las profesiones más demandadas en la actualidad no tienen un porvenir asegurado; se verán obligadas a reinventarse para adaptarse al mundo digital del futuro. El Top 25 de las profesiones digitales advierte que nada será igual.

En mayo de 2016, el INSEDI Digital Business School reportó:A la hora de incorporar perfiles digitales a sus equipos, las empresas actuales tienen dificultades para definir el rol que necesitan, las competencias y responsabilidades de estos profesionales, así como el rango salarial habitual para el puesto”. Según este estudio, triunfan nuevos trabajos, como:  responsable de reclutamiento digital (e-recruitment manager: profesional de recursos humanos que busca personal en la red), arquitecto de realidad aumentada, especialista en big data (encargado de procesar enormes cantidades de datos útiles para la empresa), especialista en SEO (quien determina las palabras clave para que un negocio se posicione adecuadamente en internet), arqueólogos digitales (profesionales capaces de detectar publicaciones en la red que puedan perjudicar la imagen de su marca).

 

FUENTES:

Libro “Knowmads: Los trabajadores del futuro, de Raquel Roca.

Libro “Reinventar la empresa en la era digital”, de la colección anual de BBVA.

http://www.ifuturo.org

Informe de Tendencias Laborales elaborado por la consultora empresarial Sodexo, 2016.

REDACCIÓN REVISTA SENTIRTE BIEN

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here